Blog

Dejar de fumar

26 mayo, 2015

Hola mi gente bella.

Les cuento que llevo exactamente 2 años y 8 meses sin fumar y es algo de lo que me siento absolutamente orgullosa. Muchas personas me conocieron cuando fumaba como monja carretonera con atraso (como en la foto de arriba), pero ahora después de tanto tiempo puedo asegurar que he vencido este vicio.

Por qué hago este post? porque hay mucha gente en mi oficina que fuma y todos los días me digo a mi misma que jamas volveré a hacerlo. Por mas que esté estresada y muriendo en pega prefiero salir a tomarme un té al patio en vez de prender el encendedor.

Bueno, yo soy diseñadora gráfica y estudié en el Duoc de San Carlos de Apoquindo, en donde el frio era infernal! además entre todas esas pasadas de largo maqueteando, tirando un render o la excusa que fuera, me fumaba como una cajetilla diaria. Cerdo! Así que una vez que salí de la universidad y ya con pega bajé mi dosis. Peeero, como amo las lista les dejaré que hice puntualmente para dejar de fumar:

  • Yo dejé de fumar después de un 18, de esos mitológicos que duraban como semana y media jaja. Creo que me fumé como 50 kilos de tabaco y después ya me daba hasta asco prender un cigarro, así que debo confesar que tener un poco la esponja pasada me ayudó.
  • Además después de ese 18 me encerré a hacer la tesis, así que no carretié hasta Diciembre, muy nazi. Sin piscolas las ganas de fumar bajan considerablemente.
  • En esa fecha llevaba trabajando un buen tiempo, pero cambiaron mi oficina relativamente cerca, así que me empecé a ir en bici. Media hora en subida. Al principio llegaba con el corazón en la mano (y eso que siempre he hecho mucho deporte), pero después con el tiempo me juraba Lance Armstrong.

Haciendo estas 3 cosas (básicamente bajar la dosis de piscolas, estudiar y hacer deporte) me di cuenta que no fumaba hace un mes. Así que segui! e hice lo siguiente.

  • Seguí haciendo deporte, obvio.
  • Fui al dentista y me salió mas caro que la cresta. Me arreglé todo, así que cada vez que pensaba en fumar me acordaba todo lo que había gastado en mi dientecitos y se me pasaba.
  • Mis hermanos empezaron a tener hijos así que ya no se podía fumar dentro de la casa (ese es un factor que no se puede controlar, pero sirve)
  • También me dije a mi misma que cuando los cigarros pasaran las 2 lucas iba a dejar de fumar y eso coincidió con la ley antitabaco y su prohibición de fumar en lugares cerrados, lo que amé desde un principio. Ahora veo que cuestan como 3 lucas y me sorprende que la gente siga comprándolos!
  • Tuve un partner anticigarro y eso me ayudo muchisimo. No diré su nombre porque me abandonó a mitad de camino el muy hijo de buey, pero empieza con “Ma” y termina con “Teo”.
  • Y por último, algo que de verdad me sirvió es ver que te propones algo y realmente lo cumples, como dejas de autoangañarte y tomas las riendas de la situación.

Mito1: “Si lo dejo voy a ponerme a comer como enferma de la cabeza”. Falso. Da un poco de hambre, pero es muy controlable. Con deporte todo se puede y al menos yo no dejaba que un mísero cigarro me condicione; piensa cuan estúpido puede ser y quizás te ayude.

Mito2: “Yo soy fumadora social no mas”. Más falso que Judas.

Es obvio que a veces me muero de ganas de fumar un cigarro (incluso, una vez lo hice y casi me mori del asco!) pero en serio es muy controlable.

Chiquillas y chiquillos, aprovechen de dejarlo ahora que son jóvenes! Como soy maquilladora veo harta piel y no es algo que queramos a futuro.

Atte. Una rehabilitada jaja.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply